Los olvidados del Año Nuevo

Los olvidados del Año Nuevo

Like
67
0
sábado, 31 diciembre 2022
Noticias

Todo mundo estará recibiendo el año 2023 este 31 de diciembre, con espléndidas fiestas, rica comida, rítmico baile, brindando, recibiendo regalos y amor con sus familiares y amigos, pero éste no será el caso de Cristian Gutiérrez Hernández, pues carece de un hogar y familia. Es un hombre sin techo, es uno más de los olvidados.  

Cristian, de 35 años, es una persona solitaria que duerme en las inmediaciones del mercado más grande de Cuernavaca, el Adolfo López Mateos (ALM). Consigue cartones, bolsas para taparse, aunque de vez en cuando le llegan a regalar algunas cobijas que se convierten en una gran ayuda en esta época invernal.

“Yo lo perdí todo, por las malditas drogas; la mona, el PVC y otras sustancias nocivas… eso fue a los catorce años. Recuerdo que por perder el amor de una chica, por eso me clavé en las adicciones, fueron casi 20 años de andar en el viaje”, cuenta Cristian.

Admite que por las drogas ¡perdió todo!

“En una ocasión, vi cómo un conocido que andaba también en las drogas, perdió la vida y me asusté mucho. Nadie lo auxilió en su agonía, eso me pegó duro, y decidí no ser uno de esos casos, pero claro, cuando andaba de drogadicto perdí muchas cosas, como la familia, la confianza de mis conocidos y mi hogar. Yo vengo de la Ciudad de México”, relata. 

Comenta orgulloso que dejó las adicciones y se ha convertido en un ‘milusos’ en el ALM para poder comer.

“Hoy, doy gracias a Dios que dejé las drogas y ya miro la vida de otra forma. Busco entre la gente de nuevo la confianza y un poco la he encontrado aquí en el mercado, aquí hago mandados, a veces soy viene viene y me gano una propina, unas monedas para comer y a veces barro, entre otras cosas (…) la Navidad la pasé solo, pero agradecido con Dios, por ya no tener drogas en mi cuerpo”, confiesa.

Consciente que se viene la celebración por el recibimiento del año 2023, Cristian habla de los planes que tiene para esta noche de sábado 31 de diciembre.

“En este Año Nuevo, otra vez la pasaré solo en algún parque por aquí cerca, a ver si una persona me invita a pasar. 

“Ya junté para comprar un pollo rostizado y lo acompañaré con una telera y una coca (…) también me voy a comprar unos suéteres porque hace mucho frío en la noche. Así viviré mi Año Nuevo”, indica Cristian.

Pese a su soledad y ser uno de los olvidados en Morelos, en México y en el mundo, Cristian se agarra fuerte de la fe de su Dios.

“Haré una oración porque sigo con vida y limpio”, termina Cristian, quien a sus 35 años lucha por estar sobrio y por encontrar el motivo y la fuerza para salir airoso de esta aventura llamada vida. 

Por: LUIS FLORES ESCOBEDO

[email protected]

kbautista

8886 publicaciones | 0 comentarios